LA CAZA - LOS TOROS

 

 

LA CAZA.-
Deciamos en la página de Agricultura, que la actividad principal de nuestra comarca hasta hace unos años era la Agricultura y ¿Qué actividades lúdicas podian ser mas afines a la Agricultura ? Los Toros y la caza naturalmente.
Esta es la afición mas arraigada en esta comarca desde tiempos remotos,
la caza del conejo y la liebre con perros y galgos. La cetreria era un arte ci-
negético en la Edad Media que hoy practicamente ha desaparecido.
Hoy se practica en la mayora de pueblos de esta comarca la caza de liebre
con galgos y la caza de la perdiz con escopeta, bien en puestos fijos y con
ojeadores o caminando hasta encontrar la pieza lo que se conoce como ca-
za "a mano", ya pasaron los tiempos de la caza de perdiz con reclamo.
La calidad de la perdiz roja de nuestra comarca es indiscutible, por velo-
cidad y bravura es inigualable, en el entorno sagreño se desenvuelve con
soltura, una vez han finalizado los frios intesos del invierno comienza su
anidada que excepto raras excepciones, las excasas lluvias no son suficientes para estropear su nido, únicamente cuando ha habido una verdadera tormenta de granizo ha desbaratado su nido.
Ya vemos en los mosaicos romanos de Carranque como la perdiz formaba parte de su habitat .
Los terminos de Carranque, Casarrubios del Monte, Batres, Serranillos del Valle forman un entorno in-merojable para su cria porque aparte de los cereales típicos de la comarca , hay muchas fuentes y arro-yos con agua y hierba fresca a donde acuden a saciar su sed, porque el frescor de sus tierras areniscas les favorece su plumaje y continuamente se revuelcan en las arenas para limpiar su plumaje.
Qué razón tenia Estrabón al decir que Hispania era tierra de los conejos, ¡ no estaba equivocado no !, en estas zonas se crian en manadas, es necesario el continuo descaste con los urones para que no des-truyan las cosechas a los agricultores.
En cuanto a la caza de la liebre con galgo, estamos en el corañon de la afición a ese arte cinegético,
rara es la casa de labranza que no tenga uno o varios galgos, esta forma de
cazar requiere de gran destreza, especialmente antaño cuando las piezas de
caza no abundaban y por tanto era necesario conocer muy bien el terreno
para identificar por donde había presencia de liebres, de forma que aunque
ésta estuviera muy escondida y agazapada se la pudiera encontar .

LOS TOROS .-

Cuando algo había que festejar siempre se festejaba con una corrida de to-
ros, lo vemos en las celebraciones populares de la Constitución de 1812 y
a imitación de los reyes y nobles que siempre celebraban sus bodas con grandes festejos de toros.
Toda la fiesta de los toros estaba muy relacionada con el ambiente en el que se movian los pueblos, los toros para las labores del campo se encontraban en cualquier corral
en todas las casas así como los novillos para el engorde, en este am-
biente era muy corriente encontrarse algunos toros que embestian y
así aprendian el manejo de los toros.
En la mayoria de los pueblos en las fiestas patronales la corrida de
toros se anticipaba de madrugada con la traida de los tros "el encie-
rro" que normalmente se hacia desde la ganaderia mas cercana a tra-
vés del campo por los caminos guiados por los caballistas.
Las fiestas de toros duraban todo el día y se lidiaban 14 y 16 toros pero en muchos caos no se les mataba.
En 1738 en Olias actuaron José Daza y José Rodriguez de Mora , y "picaron varas de quebrar por la mañana y por la tarde de quebrar "garrochones", nos recuerda el salto de la garrocha de Goya.
En los pueblos las plazas de lidia se montaban con los carros de la
época uniendo unos con otros y delante de ellos para evitar que el
toro se escapara de la plaza se anteponian palos cruzados.
Muchas ganaderias de toros bravos tenemos en la comarca, especial-
mente en la vegas del rio Tajo, o junto a el rio Guadarrama.
Muchos y buenos toreros han salido de estas tierras, como Domingo
Ortega natural de Borox.